Hoteles en Granada

Alhambra y Generalife, Generalife y Alhambra. Dos recuerdos que siempre serpentean la memoria al hablar de Granada. El más bello y mejor conservado de los palacios árabes es visita obligada en nuestra estancia en Granada. Podríamos pasar un día entero en ella, recorriendo su Palacio Real, la Alcazaba, el Palacio de los Leones y su famoso patio, el Palacio de Carlos V y sus museos. Y finalmente, el Generalife, con sus espléndidos jardines.

Un fin de semana barato en Granada es una magnífica opción, ya que así luego podemos bajar a la ciudad y acercarnos a la Catedral de Granada, del siglo XVI-XVII. Pasaros por la Capilla Real, donde se halla el mausoleo de los Reyes Católicos. Pero hablar de Granada es hablar de la magia y el misterio de lugares como el Albaycín, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se halla al norte de la Alhambra, con sus estrechas callejuelas empedradas y sus cármenes. Dentro veréis el Sacromonte, con sus casas cueva y la Abadía del Sacromonte.

De ahí pasamos al centro urbano, un lugar ideal para reservar nuestros hoteles en Granada. Por allí tendréis el Palacio de la Madraza o el zoco de la Alcaicería, y plazas como la de la Universidad y la Plaza Nueva. Cerca de esta última plaza tenéis que seguir la senda de la Carrera del Darro, con unas vistas preciosas de la Alhambra, hasta llegar al Paseo de los Tristes, nombres evocadores.

Iglesias a destacar en este centro urbano tenemos la Iglesia de San Jerónimo o el Monasterio de la Cartuja de la Asunción. De allí podemos situarnos en torno al Ayuntamiento, para ver el Corral del Carbón o la Casa de los Tiros, que hoy alberga el Museo de Turismo e Historia de Granada.

Por último, nada mejor que acercarnos a la moderna Avenida del Mediterráneo, para ver el Parque de las Ciencias de Granada, un museo interactivo muy interesante. Como véis Granada guarda un encanto notable más allá de la Alhambra, un encanto por descubrir en uno de los centros históricos más interesantes de España.