Hoteles en Bilbao

En los últimos años Bilbao ha resurgido para el mundo del turismo, con una serie de atractivos que la han hecho ideal para pasar un fin de semana barato en Bilbao. Y no sólo por la aparición del Museo Guggenheim, referente cultural vasco, sino por su nuevo trazado urbano, mucho más cercano y llamativo.

Sin embargo, el Casco Viejo de Bilbao aún mantiene la esencia de esta ciudad. Os recomendaríamos que reservarais vuestros hoteles en Bilbao en esta zona, ya que es donde hay más animación. La Plaza Nueva o la Plaza de Unamuno, el Museo Vasco o el laberinto de las Siete Calles, dan paso a la Basílica de Begoña, uno de los puntos importantes de este centro histórico.

La ría de Bilbao bordea precisamente este Casco Viejo, elegante y señorial, con sus típicos bares de pintxos. Reflejados en la ría tendréis la Estación de la Naja o el Teatro Arriaga.

De ahí nada mejor que pasear por toda esta zona, recorriendo los puentes bilbaínas, el de la Merced, el del Ayuntamiento, el de la Ribera, Zubizuri, diseñado por Santiago Calatrava, el de la Salve… Precisamente, al otro lado del Puente de la Salve se halla el Museo Guggenheim. Si encontráis alojamientos en Bilbao, no se os puede olvidar una visita a este museo. Tampoco nos dejemos atrás el Museo de Bellas Artes, que ha quedado un poco a la sombra del anterior, pero resulta otra gran joya bilbaina.

De ahí pasaríamos al Ensanche, otra de las grandes ofertas en Bilbao para el buen turismo. No perdamos de vista la Gran Vía, y contemplemos edificios modernos, como el Palacio de la Diputación, hasta llegar al monumento al Sagrado Corazón. Cerca tendremos el Puente de Euskalduna, o el mitico Estadio de San Mamés.

Bilbao ha aceptado de manera elegante su condición de nueva ciudad para el turismo. Casco Viejo y Ensanche, recuerdos de un pasado tradicional y dama moderna que se permite el lujo de mirarse en el espejo de las mejores ciudades de España.